Te invito a acompañarme,compartiré mis experiencias como Madre,Empresaria, Psicóloga y Sobreviviente de LUPUS. No dudes en compartir si te ha parecido interesante, o si crees que esta historia de vida puede ayudar a alguien mas. BIENVENID@S"

martes, 6 de febrero de 2007

“EN MEXICO HEMOS HEREDADO UNA HISTORIA DE PODER, NO DE AUTORIDAD.”

"Crisis de Autoridad”
Por: Mariluz Barrera González
.

Actualmente se habla de una falta de autoridad del gobierno, los hechos en Oaxaca y la toma de posesión del supuesto presidente alterno nos hacen pensar dramáticamente que existe una crisis de autoridad en nuestro país. Sin embargo es importante hacer conciencia y remontarnos a los orígenes reales del problema.

El término autoridad proviene del latín auctor, auctoritas, que significa “aquello que hace crecer, el que da de sí algo, quien es capaz de desarrollar algo a partir de la nada”. En la antigua Roma donde nace el derecho, la auctoritas no es la simple condición del poder de mando, tiene más que ver con el reconocimiento de una capacidad ya que era considerada una virtud. Es la cualidad por la cual una persona se hacía merecedora del respeto de los que la rodeaban a través de la experiencia y la realización plena y completa durante mucho tiempo de otras virtudes: La Pietas y la Industria. La Pietas era el respeto por los valores sociales, por la cultura, y los antepasados. La Industria era la capacidad de trabajar duro durante toda la vida para obtener tus objetivos.
Por lo tanto, para tener auctoritas, un romano debía labrarse una historia personal de trabajo, esfuerzo, experiencia y respeto por una serie de valores, así como el respeto por las personas. Podías tener poder -potestas- o incluso poder absoluto -imperium-, pero el hecho de tener potestas en ningún momento aseguraba ni un ápice de auctoritas.

Los generales para conseguir auctoritas una vez que conseguían la potestas –es decir, que podían mandar- seguían caminando con la tropa, iban en batalla en la línea de frente, comían con los soldados y eran un ejemplo para todo el ejército; hasta que los subordinados no lo seguían por que tuviera potestas, sino por que creían en el.

Definitivamente en México existe una crisis grave de autoridad, ni los ciudadanos y mucho menos los gobernantes hemos entendido nada de la autoridad, ya que esta se refiere al hecho de que la gente te escucha y acepta lo que dices no solo porque tienes el poder, sino porque tu, personalmente, tienes todo un registro de trabajo duro, de esfuerzo, de respeto, de sacrificio, y de conocimiento, que hace que la otra persona, que se siente respetada te reconoce y acepta como autoridad.

Esta crisis se manifiesta en diversos contextos, en las familias, en las aulas, en las instituciones y en el gobierno. Y me pregunto ¿qué estamos realmente esperando de la Autoridad? Se dice que la falta de autoridad afecta directamente a la sociedad pero el efecto -como hemos visto- es mutuo, ya que es necesario el reconocimiento, pero la sociedad ha perdido en si misma el concepto real de autoridad y no logra identificarla por la misma falta de figuras que se merezcan este derecho y esto se generaliza en nuestra historia personal, en las instituciones y en el régimen político que nos gobierna.

El poder se adquiere, la autoridad se gana, y ambas son necesarias en una estructura cuya razón y legitimidad es reconocida tanto por los que la ejercen como por los que la siguen y donde cada uno tiene un lugar jerárquicamente definido.

La autoridad es imprescindible, necesitamos padres de familia, maestros, jefes y gobernantes con una capacidad que nos ayude a crecer, a desarrollarnos; pero si esta capacidad no se reconoce no se puede ejercer y solo es reconocida si lo que se entrega vale la pena, y las personas se van a interesar en lo que la autoridad dice si honestamente le interesan.

Ante estas reflexiones surgen muchas preguntas: ¿Cuáles son los criterios que se utilizan en México para elegir a nuestras autoridades?, ¿Aquellas que ocupan un cargo de autoridad realmente lo son, o solo tienen el poder? ¿Qué podemos hacer los ciudadanos para tener verdaderas figuras de autoridad? ¿Los políticos que dicen ocuparse del bien común, buscan el poder o la autoridad? ¿Los ciudadanos sabemos reconocer a las auténticas figuras de autoridad?

Los Mexicanos hemos heredado una historia de poder y no de autoridad, en nosotros está el que esto termine, si exigimos la autoridad hay que tomar en cuenta que en gran medida de nosotros depende que esta se lleve a cabo, aceptando que es necesaria, y reconociéndola donde verdaderamente está. – San Francisco de Campeche, Campeche.

mariluz_mariluz@hotmail.com
http://mbgenvozalta.blogspot.com/

Tags Blogalaxia:

14 comentarios:

Xina dijo...

Justo hoy vi eso en mi clase de política, espero pronto poder acabar esa materia y así complementar tu post. Saludos!

Camilo Ernesto Ramírez Garza dijo...

La perdida de autoridad es la perdida de referentes en los cuales sostenerse:encontrar un sentido de vida. Iglesia, Estado, Padres...van perdiendo peso, se vuelven fragil cartón. Mucho está en la inclusión de las logicas empresariales,económicas, de la llamada calidad, a los diferentes ambitos sociales: ahora el peso está en una instancia (ISO, comité de transparencia, de calidad) que "legitime" al sujeto, quedando por lo tanto desplazado. Así por ejemplo los padres (al igual que los maestros) pierden peso al ocuparse el Estado asumiendo el control de los asuntos de la familia o del aula. Gracias y saludos Mariluz

METIS dijo...

poder tienen muchas personas maribel pero autoridad pocas...

saludos

Matías Zibell dijo...

Estimada colega
Hace tiempo no leía un texto tan lúcido. Me pareció brillante, no sólo para la realidad mexicana sino para toda Latinoamérica. Es más, me hizo pensar mucho en mis padres y en mí, ahora que me convertí en padre y ejerzo -o debo-la autoridad ante mi hijo.
Gracias.

Yayo Salva dijo...

Tus blogs son excelentes. Gracias por la invitación. Estoy de acuerdo contigo en que autoridad y poder son dos cosas bien distintas. La autoridad no viene del rango, sino de la fuerza moral que uno lleva dentro y de cómo esa fuerza se refleja en su actitud cotidiana.

Mariluz Barrera González dijo...

Xinita: Espero haber ayudado un momento de reflexión en tu clase de Polìtica. y Gracias por la visita; pasarè por tu espacio pronto.

Un beso.

Camilo: Tienes razón, además de haber perdido la autoridad, se nos ha quitado de las manos la posibilidad de ganárnosla, y es triste que el estado defina como autoridad lo que mas le conviene y no lo que mas nos ayude.

Un abrazo y mil gracias por los artìculos son geniales, los he compartido.

Metis: Asì es poder tienen muchos y autoridad pocos,lo interesante es que los que tienen poder creen ser autoridad, y los que tienen autoridad desgraciadamente no tienen nada de poder, por eso nuestro mundo está como está.

Cuìdate y Saludos, nos estamos viendo.

Matías: Ha sido un honor que me llames colega, me senti sumamente orgullosa, Gracias. Y si, cuando escribì el artìculo lo hice pensando en mi padre, siempre he pensado en el como una figura de gran autoridad, y descubrì que el impacto que causo en mi vida fue a travès de su existencia, y es asì como aprendí a admirarlo y a respetarlo.(no se si ya visitaste el blog que realice en su honor) Soy terapeuta y doy talleres a padres, hay uno en espcial que titulè: "La autoridad, vínculo de amor en la familia", y en la primera parte me enfoco a la importancia del vínculo que realices con tus hijos para poder significar en su vida una figura que lo impacte por completo y lo ayude a crecer, para entonces despuès poder educarlo y disciplinarlo, he llegado a la conclusión que sin vìnculo es imposible intentar educar.

Estoy segura de que seràs un gran padre.

Yayo: agradezco tu visita y como dije seguirè visitandote, eres una verdadera autoridad en tus enseñanzas, como todo profesor debe ser en la vida de sus alumnos.

Un beso.

UN BESO A TODOS Y GRACIAS POR ESTAR AQUI.

Ben dijo...

Hola Mariluz
Es la primera vez que leo tu blog asi que dejame presentarme. Me llamo Ben y vivo en Ohio, aunque nací y crecí en México. Viví más de un año en D.F. y estoy totalmente de acuerdo con lo que has escrito sobre la autoridad y el poder. Yo creo que el problema en México no solamente son los gobernantes o la gente con poder. Debo confesar que me causó horror el estado de ilegalidad que se vive en la ciudad, y posiblemente en muchas otras partes del país, empezando con los atomovilistas que no respetan, y en muchos casos desconocen, las reglas viales hasta los representantes de la autoridad que tan fácilmente son corrompidos. Es un problema cultural, lo hemos heredado como escribiste. Sin embargo, es posible cambiar la situación, difícil pero posible.
Saludos

Gaia dijo...

el poder viene de afuera, la autoridad: de dentro. Te pueden dar poder, no autoridad.
Me gusta tu blog, checa el mío: Saludos

Enrique Celestino Martinez dijo...

Coincido con gaia, has hecho una reflexión muy interesante.

Básicamente,la autoridad (en sentido estricto)es una cuestión moral, que en mí opinión debería tener el mismo estatus que el legal.

Habría que remontarnos también a la organización de nuestros pueblos indigenas,(aún en la actualidad)las figuras de los ancianos son un ejemplo claro de ello.

Pongo un punto para el debate:
Todas nuestras relaciones como seres humanos, son relaciones de poder.

Por un lado estan los dominados, y por el otro, el dominador. Dependiendo del contexto es el papel que jugamos.

Es un gusto leerte, he puesto un enlaze hacia tu blog en el mio.

Saludos desde la ciudad de los tamarindos y los cocos.

Mariluz Barrera González dijo...

BEN:

Antes que nada gracias por tu visita, me he dado una vuelta ya por tu sitio y ahi tambien te dejo unas palabras. En mi trabajo descubro día a día que el problema con la autoridad empieza en las familias, y nos hemos creido la idea de que la libertad es hacer lo que te de la gana, nadie respeta a nadie, por eso el problema de la ilegalidad,ya no hay límites, y para ser Autoridad se necesita de una gran calidad moral y desgraciadamente nuestros políticos no la tienen. Tienes razón tal vez es posible terminar con esto, pero honestamente yo ya lo veo muy difícil, precisamente por que ya es cuestion de cultura, la nuestra ya se volvio permisiva a muchas cosas malas.

UN BESO.

GAIA:
Lo interesante es que el pueblo ya no sabe identificar a las personas que realmente son autoridad, se dejan llevar por cualquiera que les de un buen discurso y que les cumpla sus caprichos, a las personas ya no les interesa componer este mundo y crecer como seres humanos. Por que a nuestro alrededor existen personas con autoridad pero ya nadie las reconoce, al contrario se están quedando como las anormales que se salen delo establecido.

Te he visitado y me tendrás seguido por ahí.

ENRIQUE:

Gracias por el detalle del enlace, igualmente lo he hecho con tu sitio, me ha parecido muy bueno.

Y el punto a debatir me ha parecido sumamente interesante, efectivamente todas nuestras relaciones incluyen la cuestión del poder, y considero que es necesario, es importante que exista un eje, alguien que dirija, pero el poder debe de ir acompañado de esta calidad moral que tu mencionas, y el poder funciona cuando aquel que está del otro lado lo mira, lo acepta y lo reconoce, entonces lo sigues. Creo que el poder se ha malentendido y se ha abusado de el. Los seres humanos quieren solo tener el poder como algo que los hace sentir mas; (y aquí incluyo los complejos de los seres humanos, psicologicamente buscar el poder es una forma de justificar y aminorar tu complejo, de inferioridad al de superioridad que en si es el mismo solo que disfrazado). En el trabajo he conocido a personas que dan cualquier cosa por tener un cargo aunque ganen lo mismo solo por tener el poder, visto como algo que te hara sentir mas sobre los demás, no como una gran responsabilidad de guiar, de construir. En el trabajo, en las relaciones padres-hijos, en las relaciones de pareja, etc. El poder es importante siempre y cuando se acompañe de la Autoridad. Yo puedo ser madre de sofia y eso me coloca en una sitiuación de poder ante ella, pero la autoridad me la tendré que ganar con mis actos, mi vida y el amor que tenga sobre su existencia.

Y aquí vendría otra cuestión: ¿QUIEN ES VERDADERAMENTE UN LIDER?

UN ABRAZO.

Joan Guerrero dijo...

Es cuestionable de verdad lo que está haciendo el gobierno federal para contrarrestar la situación y apelar a negociaciones, las cuales me imagino son nulas.

¿Cosas del neoliberalismo? Son parte.

EL HIPPIE VIEJO dijo...

LA REALIDAD MEXICANA ES LA REALIDAD LATINOAMERICANA .
LAMENTABLEMENTE LA CLASE DIRIGENTE TIENE OTROS
" INTERESES " , QUE LAS PERSONAS , SOLO INTERESAMOS EN EL MOMENTO DE LA VOTACIÓN , ALLÍ LAS PROMESAS ABUNDAN , PERO DESPUÉS ...YA SABEMOS .
INTERESANTE ESCRITO .

MARILUZ

RECIBE MIS SALUDOS Y DESEO DE UNA BUENA SEMANA

ADAL

xina dijo...

Ya acabé mi clase de política y lo que puedo decir es esto:

Según Arístoteles, para que un gobernante se ganara el amor del pueblo había que decir una mentira soberana la cual me extraña de este filosofo. Según Platón y su libro "La República" la autoridad sale de la educación. Según Maquiavelo, el pueblo es una bestia, pero el gobernante debe de serlo más.

Ahora citaré al Hippie cuyo comentario se me hace sin fundamento porque está generalizando. La política es un tema demasiado extenso y con muchas ramas así que es algo tonto pensar que esto se da en latinoamérica. No es necesario ser un genio para saber que se necesita gobernar con la cabeza, no con el corazón y a esto cito a Maquiavelo "Para hacer las leyes hay que pensar que todo el pueblo es malo" y aunque suena muy feo es cierto, si tratamos al "pueblo" como si todos fueran buenos no podríamos hacer las leyes adecuadas para legistar a aquellos que se pasen de la raya, ahora, en México ni en latinoamérica se ha seguido esto por los aires de neoliberalismo que ahora abundan en este lado del charco mientras en Europa se dió durante la Revolución francesa. Cabe destacar que estamos miles de años atrasados y que nuestras constituciones están mal hechas, a lo mejor podrían ser comparables con las constituciones del renacimiento.

No es necesario decir que la clase poderosa oprime a los demás porque si tienen poder es porque se los damos y nadie realmente hace algo, si seguimos haciendo "protestas" lo único que hacemos el acrecentar el ego de estas personas. Lo que necesita es el país son personas con coraje y determinación, desconfiadas pero con el valor de hacer algo por obtener una igualdad, hacer reformas y cambiar la constitución porque no se trata de reinar sino de legislar y los únicos que legislan es el pueblo y nadie más.

Los mexicanos y la mayoría de los latinoamericanos estamos educados para quejarnos pero no para hacer algo por nosotros, sino que esperamos que con elegir a un candidato este nos resuelva la vida y lamentablemente eso nos pasa a todos. Un país no puede estar bien si la educación de los nuestros es tan mediocre y no me refiero a la educación de la escuela porque ni con la Enciclomedia podemos parar los robos a las aulas para robarse el equipo. Si los padres no se ponen las pilas para hacer niños de bien entonces no debemos de culpar al gobierno sino a nosotros mismos porque las personas chingonas hacen gobiernos chingones. Si Alemania y Japón pudieron ser potencias después de la guerra, por qué nosotros no? Porque nuestra cultura y educación es diferente y eso es lo que hay que cambiar.

Mariluz Barrera González dijo...

ESTO SE ESTA PONIENDO MUY BUENO.

COMPARTO TOTALMENTE CONTIGO QUE EL GRAN PROBLEMA DE NOSOTROS LOS MEXICANOS DE NO PODER RESOLVER NUESTRA SITUACION SE BASA EN NUESTRA POBRE Y MEDIOCRE EDUCACIÓN.
LA EDUCACION PERFECCIONA AL HOMBRE Y LO ACERCA A SER QUIEN REALMENTE ES, ESA ES LA FILOSOFIA DE LA EDUCACION. EL HOMBRE NO NACE SABIENDO SERLO, TIENE QUE APRENDER Y NOSOTROS NO HEMOS APRENDIDO MUCHO, AL CONTRARIO, BASTA CON MIRAR A LOS MAESTROS Y EL DISCURSO TAN POBRE QUE DAN CUANDO DICEN QUE SU FUNCION NO ES EDUCAR, QUE LA EDUCACION ES EN EL HOGAR, ENTONCES ME PREGUNTO QUE VA UNO A ¿HACER A LA ESCUELA? SI NO ES A RECIBIR EDUCACIÓN. YO CREO QUE NI SIQUIERA SABEN LO QUE ESE TERMINO SIGNIFICA.

NO SE SI HAS TENIDO CHANCE DE LEER MI ARTICULO ¿NUESTRA EDUCACION NOS HARA LIBRES? HABLA DE ESTO Y PRONTO ESCRIBIRÈ OTRO TITULADO "EL MIEDO DE EDUCAR".

UN BESO Y POR AQUI ESTAMOS.