Te invito a acompañarme,compartiré mis experiencias como Madre,Empresaria, Psicóloga y Sobreviviente de LUPUS. No dudes en compartir si te ha parecido interesante, o si crees que esta historia de vida puede ayudar a alguien mas. BIENVENID@S"

martes, 30 de enero de 2007

¿NOS MERECEMOS LA DEMOCRACIA?

Por: Mariluz Barrera González.

“Cada Pueblo tiene el gobierno que se merece

Todos dicen luchar por la democracia, pero ¿quien actualmente la esta ejerciendo? y ¿quien esta realmente preparado para ejercerla?

Buscando respuestas rescaté de mis empolvados libros una de mis obras favoritas por su sencillez y claridad:“Introducción a las Doctrinas Político Económicas” de Walter Montenegro, y al leer los orígenes y las bases de la Democracia es triste descubrir que lo construido por los países de América Latina cada vez se aleja mas de los auténticos fundamentos de esta forma de gobierno, hay ciertos requisitos que, cumplidos, dan sello de autenticidad a un régimen democrático y que, junto con un factor de orden educativo y moral constituyen los instrumentos imprescindibles para el funcionamiento de una verdadera democracia.

La palabra “democracia” proviene de los vocablos griegos Demos, pueblo, y Kratos, autoridad o gobierno, es una filosofía política que propugna el concepto de la “soberanía popular”, o sea, el derecho de todo el pueblo a gobernarse por sí mismo, con finalidades que representen el interés de todos, resguardando la igualdad entre los individuos. Por “pueblo” se entiende “todo” el pueblo, pero esto en realidad no sucede pues es la mayoría quien decide; solución que resulta ante la imposibilidad del pueblo de coincidir en los intereses primordiales del mismo.

Gracias a la democracia que tiene su origen en Atenas, en el siglo de oro de Pericles, el hombre adquirió una libertad y una noción de su dignidad que nunca había conocido, aprendió a orientar su propio destino, sin importar la posición que ocupara en la sociedad. Pero en el imperio de la decisión mayoritaria –fuerza motriz de la democracia- Las preguntas que surgen son: ¿Es siempre la decisión de la mayoría la más sabia? O dicho de otro modo ¿Es lo mayoritario garantía de excelencia? ¿Es justo que en nombre de la igualdad entre los ciudadanos –ninguno como tal es mejor que otro- el voto de un hombre honorable y consciente de sus responsabilidades tenga exactamente el mismo valor que el de un ser irresponsable?

Y es aquí donde las bases de la democracia me sorprenden pues en su justa medida sus principios ayudan a dar respuesta a estas preguntas.

El primero es “la educación”, es pues un requisito indispensable para el pleno y verdadero ejercicio de la democracia, puesto que es el pueblo mismo el que ha de gobernarse, nada más lógico que el pueblo cuente con capacidad para el desempeño de tan difícil y seria tarea. Y por educación no me refiero solo a la alfabetización, sino a la educación académica, cultural y política.

El segundo de los grandes principios surge como consecuencia de una sólida base ético-política que debe asimilarse para poner en juego la democracia y esto corresponde al papel tan importante que presenta “la oposición”. La promesa que encierra la filosofía democrática podrá cumplirse solamente en la medida en que pueda darse una respuesta afirmativa a esta simple pregunta: ¿ha aprendido el sector que pierde en las elecciones a aceptar su derrota?

De nuestra educación ya se ha dicho demasiado: Nuestro nivel académico ocupa los últimos lugares a nivel mundial, no llega a todos y el nivel de deserción aumenta cada día ante el desánimo, la pérdida de las esperanzas y la falta de oportunidades para ejercer ya que la mayoría de las veces no son las personas mejor preparadas las encargadas de dirigir nuestro país y sus instituciones.

La oposición tiene una responsabilidad tan grande como la del gobierno, pues la propuesta que es elegida es la voluntad de la mayoría que en el caso de la democracia representa a “todo el pueblo”, y esto la oposición lo tiene que respetar pues es la decisión del pueblo y viceversa, el gobierno debe respetar al sector que no fue elegido pues son las minorías y es principio de la democracia luchar por el derecho de todos los individuos, sino cometería discriminación.

Es usual y fácil imputar el fracaso al que se encuentra en el poder, o al que lo ha tenido durante mucho tiempo, pero la Democracia es pues un justo y real equilibrio, de un gobierno que respeta a la minoría, de una oposición que si bien lucha por el bienestar del pueblo debe respetar y acatar la decisión del mismo, y de un ciudadano que se prepara para hacer uso responsable de su derecho de elección.

En nuestra política actual nos encontramos con campañas llenas de difamaciones, descalificaciones, injurias e insultos que además de estar permitidos por que no procederán como delitos nos pretenden convencer de que luchan por nuestros intereses y que ellos harán valer la democracia, cuando esta se refiere no solo a nuestro derecho de ejercer el voto si no a mucho mas.

Reflexionemos bien nuestro voto, observemos bien a nuestros candidatos y elijamos a aquel que nos ofrezca equilibrio, respeto e igualdad ante el triunfo y la derrota, exijamos candidatos no solo que nos den las mejores propuestas sino que se encuentren realmente preparados y educados para dirigir el país; si para ejercer nuestra profesión hay ciertos requisitos que cubrir para dirigir el destino de millones de personas y el de una nación entera igualmente debería de existir.

Luchemos por la verdadera “Democracia”, o estaremos hablando siempre de un sueño que jamás ha existido ni podrá existir, viviendo en un país que no se educa, no se respeta, y nunca supo ni aprendió a decidir y en el que a “La Democracia honestamente nadie se la merece”. - San Francisco de Campeche.

(Articulo Publicado el 25 de Junio de 2006 en el Periódico Tribuna.)
mariluz_mariluz@hotmail.com
http://mbgenvozalta.blogspot.com


Tags Blogalaxia:

1 comentario:

Enrique Celestino Martinez dijo...

El concepto de Democracia ha evolucionado,precisamente por las realidades de los diferentes paises en el mundo, por un lado tenemos la democracia directa o indirecta, en teoría lo ideal sería la democracia directa, que bonito sería que todos los ciudadanos fueramos tomados en cuenta en las decisiones del gobierno, pero el costo economico de este tipo es demasiado para cualquier país, más para los paises del tercer mundo por eso la mayoría toma la democracia indirecta con representontos, perdón, representantes.
Por otro lado, esta la democracia electoral,que no es más que la evolucion hacia la democratizacion de las reglas del juego electoral.

Esta otro concepto, el de la poliarquía que se supone que hay algo más allá de la democracia y tambien la calidad de la democracia que tiene como primicia: No hay países totalmente democráticos, ni países totalmente antidemocraticos.
Podemos asumir cualquiera de las acepciones que versan sobre la democracia, pero creo que vale luchar por ella, y no dejar de reconocer que el México de hoy, no es el mismo que el de hace 30 0 40 años.

Gracias por visitar mi blog, el tuyo me gustó mucho