Te invito a acompañarme,compartiré mis experiencias como Madre,Empresaria, Psicóloga y Sobreviviente de LUPUS. No dudes en compartir si te ha parecido interesante, o si crees que esta historia de vida puede ayudar a alguien mas. BIENVENID@S"

sábado, 20 de noviembre de 2010

DE LA JUSTICIA Y LA SOLIDARIDAD

Muchos hablan de justicia y solidaridad pero definitivamente muy pocos lo practican...desde los gobernantes, las autoridades, las instituciones, y en general los ciudadanos que conforman nuestra tan dañada sociedad...

Definitivamente son términos bastante amplios y complicados....por que realmente seguirlos al pie de la letra implican una calidad moral y ética muy profunda.



Exigir justicia implica que tambien hay que ser justo....tal vez por eso nuestras autoridades no lo son...por que nosotros tampoco lo hemos sido.... y de solidaridad ni hablar...si pretendemos que se preocupen por nuestras necesidades habría que preocuparnos por las de los demás....así es como debe funcionar una sociedad.


En México, ya nadie se preocupa por nadie, la ley del mas fuerte y de sacar ventaja de cualquier situación, son las reglas mas importantes de nuestra sociedad mexicana.



Todo el mundo se pregunta ¿qué nos está pasando? y la respuesta está en nuestras narices...NOS ESTA PASANDO QUE VIVIMOS EN LA LEY DE LA SELVA sin darnos cuenta, que cada acción, tiene repercuciones directas, no solo en los demás sino en nosotros mismos.... si algo no está bien hecho, si algo no está bien establecido, si algo no funciona como debe ser....todo se desajusta y es ahora que MEXICO vive tristemente las fatales consecuencias del egoismo en el que los ciudadanos, las autoridades y las instituciones han caído.



Piensen en cualquier sistema, si un pequeño miembro, no hace su función como le corresponde, TODO al final tiende a fallar...

Las personas creen que haciendo algo indebido...o peor aún no haciendo lo que le corresponde...su acción solo repercutirá en ese mismo instante y a quien está afectando...pero ese micro mundo en el que se mueve, es una pequeña pieza del macromundo en el que nos movemos todos...incluyéndolo a él.



Un funcionario publico que no cumple con sus obligaciones, un obrero del ayuntamiento que no pasa bien la escoba, un padre de familia que no educa en casa, un joven que no estudia, una madre de familia que impide el paso con su vehiculo en la puerta del colegio, un maestro que solo se interesa por cobrar un sueldo, un político que lo único que pretende es llenar sus bolsillos y el de sus conocidos.... son las pequeñas piezas que desgraciadamente son la mayoría de un gran engranaje llamado SOCIEDAD y es NUESTRA SOCIEDAD LA QUE ACTUALMENTE GRACIAS A TODO ESTO CAE LENTAMENTE EN UN POZO PROFUNDO DEL QUE PARECE NO HAY VUELTA ATRAS.

Si realmente los que intentamos hacer lo correcto fuéramos mayoría...el pais no estaría como está...esto lo único a lo que me remite, es a pensar que son mayoría los que hacen lo incorrecto, los que no cumplen la ley, y obviamente los que no exigen sus derechos de justicia y solidaridad por que no los practican, por que no tienen ni idea de que significa al no llevarlos a cabo tal vez ni con sus miembros mas cercanos...a los que dicen amar profundamente...sus propias familias.... si amamos a nuestras familias, a nuestros hijos, a nuestros nietos, nos preocupariamos por el mundo que les heredamos, por el país en el que viven, en el que crecen y en el que aprenden a ser no solo ciudadanos, sino PERSONAS.


Mi solidaridad está con aquellos que luchan por la justicia porque realmente la practican...tal vez somos pocos...y ya estamos desgastados...la depresión, la frustración y la decepción son increiblemente tan comunes en nuestros días en este pequeño grupo de personas en el que desgraciadamente no radica EL PODER, de hacer que las cosas sean diferentes, por que pareciera que sus pequeñas acciones son opacadas por lo que todos aquellos que han hecho de lo incorrecto su estilo de vida nos impacta como una avalancha que no parece tener fin, y en el que desgraciadamente los que SI TIENEN EL PODER, dan con su ejemplo la pauta de que lo INJUSTO es lo correcto.


Nos quejamos de la falta de oportunidades, de la muerte exagerada de gente inocente en una guerra que todavía no entiendo, de lo pésimo de nuestra economía, de cómo nuestro propio gobierno nos roba en nuestras narices, pero vuelvo a lo mismo...si los justos y solidarios fuesemos mayoría...NO ESTARIAMOS ASÍ.

Es muy delicado hablar de justicia y solidaridad...hay que predicar con el ejemplo...hace un año hablaba de que en Campeche se respiraba un ambiente de esperanza...hoy nuevamente se respira un ambiente de decepción, frustración y desesperanza...y el cuento parece ser el de nunca acabar....




JUSTICIA Y SOLIDARIDAD no son solo términos de un vocabulario muy rebuscado...son DERECHOS que debemos de exigir...pero para hacerlo debemos practicarlos...y hago un llamado a nuestras autoridades por que tal vez los que lo practicamos somos pocos...pero tenemos el amplio DERECHO por eso mismo de exigirlo...nos lo hemos ganado...y tal vez sigan dándole a la mayoría lo que ellos se han buscado con sus propias acciones...tal vez sigan dándole al pueblo injusticia, y falta de solidaridad ante sus necesidades... pero los autenticos funcionarios públicos que realmente hicieron y hacen su trabajo, los ciudadanos que luchamos a brazo partido día a día por ganarnos nuestro sustento con el sudor de nuestra frente, de forma honesta y con nuestra preparación que a nosotros mismos nos ha costado...SOMOS LOS QUE SI PODEMOS HABLAR DE JUSTICIA Y SOLIDARIDAD Y SOMOS LOS QUE EXIGIREMOS HASTA EL CANSANCIO.


Un beso a todos.


P.D. quiero dedicar este artículo como un homenaje para todos mis amigos, conocidos y familiares que luchan a diario por la verdadera justicia y solidaridad; pero sobre todo a mi misma, por mi lucha y esfuerzo, y por que cuando mas lo necesité, la justicia y la solidaridad nunca llegaron.

1 comentario:

Eduardo dijo...

Hola, mucho gusto:
Me parece muy saludable tu trabajo.
Felicitaciones por las gratificaciones obtenidas y por las adhesiones alcanzadas.
Un abrazo.

EDUARDO ACOSTA