Te invito a acompañarme,compartiré mis experiencias como Madre,Empresaria, Psicóloga y Sobreviviente de LUPUS. No dudes en compartir si te ha parecido interesante, o si crees que esta historia de vida puede ayudar a alguien mas. BIENVENID@S"

viernes, 26 de abril de 2013

LA SALUD EMOCIONAL, ¿¿¿GASTO O INVERSION????

(Por Mariluz Barrera González- Directora y Fundadora del Institiuto Psicoterapéutico de Campeche, Hypatia A.C.)


 Platicando con un colega comentábamos que nuestra profesión y los servicios que ofrecemos generalmente no entran en la lista de prioridades en la vida de las personas, comentaba en forma de broma que en un momento de crisis económica, lo primero que se recortaría en una economía famil...iar antes del internet, el cable; la coca-cola o los cigarros, sería ir con el psicólogo o a cualquiera de sus servicios, y que definitivamente me quedaba claro que tiene mucho que ver con la percepción y la interpretación que se le ha dado a los términos gastar e invertir y me preguntaba si estamos tomando en cuenta sobre todo los padres de familia si el dinero que dedicamos a la salud emocional de nuestros hijos y de nosotros mismos se referirá mas a una INVERSION que a un GASTO. 

Primero me fui a buscar la definición de cada uno de estos términos; Gastar puede entenderse simplemente como comprar un bien, si compramos un par de zapatos o una camisa nueva estaremos simplemente gastando nuestro dinero, este gasto generalmente responde a una necesidad o a la satisfacción de un deseo; por otro lado, Invertir, supone la compra de un “activo” con la intención de que este nos proporcione algún beneficio en el futuro; por ejemplo si compramos bombillas de bajo consumo para el hogar estaremos reduciendo los gastos, lo que supone una inversión.

Ante estas definiciones nuevamente vuelvo a mi pregunta, LA SALUD EMOCIONAL será un GASTO O UNA INVERSION? Invertimos miles de pesos en la formación académica de nuestros hijos, sin preocuparnos mucho por los actuales resultados por que nos han vendido la idea de que todo ello tendrá una retribución en el futuro, aunque está actualmente mas que demostrado que en estos tiempos ya no es necesariamente una garantía, sin embargo desarraigar esta idea ya tan preconcebida no es sencillo y seguimos “invirtiendo” con los ojos cerrados y sin chistar, y que decir de los placeres que al final resultan GASTOS, por que traen un beneficio presente que al final no retribuye en el futuro, como la tecnología que pasa de la utilidad al lujo, por que ya no te compras necesariamente lo que te es útil, sino lo que es un lujo y que al final no está satisfaciendo una “necesidad”, el celular de moda, el último ipad, la tablet, etc..etc.. pero nos han vendido la idea de que lo “necesitamos” cuando en realidad estamos satisfaciendo un deseo. Lo interesante es que a cuenta de gastos e inversiones al final podemos estar sacrificando otros beneficios que no necesariamente serán futuros, sino que en el presente también nos reditúan, por que ya basta de pensar que la infancia es una estación de paso, los niños sienten, piensan y actúan en el presente, no se esperan a crecer para sentir, pensar y actuar, y lo que “invertimos” en ellos no es necesariamente para su futuro al menos en la SALUD EMOCIONAL, siguen desfilando en el consultorio adultos jóvenes con un sinfín de problemas que a l contarme su historia me confirman que fue la infancia en donde no hubo aquel cuidado emocional “necesario” y no fue por falta de dinero, sino por la falta de cultura ante la educación emocional tanto de padres y de niños como una prioridad; y es que al final lo emocional nos sostendrá, nos hará ser quien realmente somos, y es gracias a nuestro estado emocional que tomaremos o no decisiones, que haremos o no grandes cosas con nuestra vida, es difícil ante una situacion de crisis tomar una decisión, pero recortar algo que al final no solo te ayudará a sostenerte en esta situación tan difícil sino que muy probablemente te abrirá las puertas a nuevas posibilidades es un riesgo, he visto madres sacrificar otras cosas, para invertir en la salud emocional de sus hijos pero eso si, esta acción generalmente es cuando se presenta un problema grave una vez pasado el susto muchos vuelven a la zona de confort, he visto adolescentes vender paletas en la escuela para juntar dinero para una sesión de terapia por que sus padres han decidido que esto no es una prioridad en sus vidas, y a mujeres en pleno problema de situación económica por causas de divorcio invertir lo poco que reúnen para poder resolver su situación emocional encontrando asi soluciones insospechadas, que en medio del dolor y el sufrimiento jamás hubiesen mirado.
 


Si, ES UNA INVERSION, el dinero utilizado en la salud emocional ES Y SIEMPRE LO SERA, se que no es fácil cambiar estas ideas tan arraigadas, ya vendidas en el hecho de que el bienestar emocional se relaciona mas con SENTIRSE FELIZ y al final te puede hacer FELIZ, irte de vacaciones, comprarte un par de zapatos aunque al final tu situación y los problemas permanezcan justo en el mismo lugar o creciendo como grandes bolas de nieve y que al final nos cobraran una factura, hasta en nuestra propia salud, la situación económica no es sencilla, pero es justo por que no hemos aprendido a priorizar , de cuantas cosas podemos prescindir, tal vez, los dentistas, los doctores y todos los profesionistas piensen que SOMOS UNA PRIORIDAD, pero la realidad es que para llegar a todo ello el primer camino por andar es nuestra estabilidad mental, y emocional para poder recorrer con mayor seguridad y con los menores riesgos otros grandes caminos. Aquellos padres, niños, adolescentes y jóvenes que le han apostado a INVERTIR en su bienestar emocional, les aseguro que lo hacen en un activo que en el presente y en el futuro les rendirá grandes frutos que verán impactar en otras muchas áreas de sus vidas.

No hay comentarios: