Te invito a acompañarme,compartiré mis experiencias como Madre,Empresaria, Psicóloga y Sobreviviente de LUPUS. No dudes en compartir si te ha parecido interesante, o si crees que esta historia de vida puede ayudar a alguien mas. BIENVENID@S"

viernes, 19 de junio de 2009

ES DESDE LA INFANCIA QUE APRENDEMOS A SER PADRES

Una de mis experiencias más hermosas y satisfactorias en mi trabajo como terapeuta es el que realizo con los niños, los grupos terapéuticos son sumamente reveladores, crean espacios de expresión, solidaridad y afecto para los pequeños.

Todas las situaciones me conmueven, desde los pequeños con problemas de conducta, hasta los que tienen dificultades con la socialización o que presentan síntomas de timidez, agresividad, ansiedad, tics o miedos; no obstante confieso que la circunstancia que mas me ha conmovido tanto por el impacto que causa en la vida emocional de los chicos como por la frecuencia con la que lo he observado, es el desapego de la figura paterna hacia los hijos después del divorcio.

Es sorprendente el número de padres que después del divorcio se desajenan por completo o en gran medida de sus hijos; sin imaginar la magnitud del daño emocional que pueden generar en sus vidas. El divorcio en si es vivido como una pérdida, el proceso es semejante a un duelo, pero lo que hace en estos tiempos mas difícil y complicado superar este proceso, ni siquiera es la separación, lo mas doloroso, triste y duro de comprender para los niños es EL ABANDONO.


Es difícil para un hijo entender que su padre, la persona que más lo amaba, que lo cuidaba, protegía y atendía, de pronto desaparezca, o peor aún, aparezca muy de vez en cuando no para decirle cuanto lo ama y extraña, sino para confundirlo con respecto a los sentimientos que tiene por su madre, o para hablarle de problemas económicos, sin frecuentarlo después en un largo tiempo, y en una situación de pleito constante con la madre por resistirse a pasar la pensión y cumplir con la cuestión económica que le corresponde.

El niño no entiende por que pasan semanas, meses o días y su padre no le habla, para aquellos que tienen días establecidos de visita es peor, pues saben de antemano que su padre tiene un día destinado, pero aun así no aparece; o el caso de algunos que prometen irlos a buscar para algún paseo en el que comúnmente los niños se quedan esperando la visita de un padre que no muestra interés por su compañía.

El argumento de los padres para la cuestión económica que corresponde al mantenimiento del niño es que el dinero también lo disfruta la madre y su solución es cortar el suministro monetario, o regatearlo al mínimo sin entender que al final el que acabará pagando las consecuencias es el niño, que acostumbrado a un ritmo de vida, se tiene que ver limitado por que la madre tendrá que hacer maravillas con la economía y cortará gastos que no sean indispensables para poder sobrellevar la situación, apareciendo en diferentes momentos el padre con regalos y juguetes haciéndole creer al niño que realmente se interesa por él cuando la realidad es otra.

No pretendo victimizar a las madres y satanizar a los padres, pues es real que existen casos en donde el abandono es ocasionado por la madre y es esta la que se desajena de los hijos y abusa utilizándolos para obtener ganancias; pero también es una realidad que el porcentaje de los casos de hijos abandonados por sus progenitores es mucho mayor; y es en estos tiempos que los niños sufren de manera mas drástica pues en la actualidad los niños miran la realidad de una forma mas clara y se dan cuenta de todo lo que sucede a su alrededor.

Es difícil engañar a un niño, al final el se da cuenta de todo, se hace un juicio de las personas con las que vive, y es probable que ante la negación de una realidad que le resulta dolorosa, utilice mecanismos negativos, como la depresión, la tristeza, la agresividad, o la mala conducta, en un intento desesperado por superar esta situación.

Me ha sorprendido todo lo que los niños expresan en la terapia, desde el cuestionamiento desesperado de “por que sus padres no los quieren”, hasta el hecho de percibir que la falsa promesa de “estaremos mejor separados” no se cumple, por que ellos mismos cuentan, que desde que sus papás se han divorciado las cosas empeoran y para rematar, ante el pleito por el dinero y las custodias, son ellos los que tienen que decidir con quien vivirán, confesando que les parece absurdo que tengan que decidir ante una circunstancia que no eligieron y que fue cien por ciento provocada por los “grandes”.

Todo el dolor y la confusión que una situación como esta puede dejar en un niño me atrevo a llamarla trágica e innecesaria. El divorcio en si ya es dificultoso y triste por lo que implica, y no se vale que los adultos empeoremos la circunstancia con actitudes de inmadurez y egoísmo, con nuestros temores, frustraciones y complejos, dañando a estas personitas que han confiado plenamente en nuestra protección.

La decepción que los adultos irresponsables causan en los niños que viven un divorcio es muy grande, se dan cuenta perfectamente de la imposibilidad que sus padres tienen para resolver situaciones que implican cuestiones tan delicadas, como el futuro de sus vidas; creando en ellos de forma directa sentimientos de inseguridad, desconfianza y falta de afecto, que en un futuro tendrá consecuencias muy lamentables, en su autoestima y el desarrollo de su personalidad, pues el mensaje mas grande que se les envía es que en la vida el amor es efímero, que los adultos no son de confianza por que mienten y no cumplen, y peor aun que la inseguridad es el principal sentimiento con el que tendrá que enfrentar su existencia.

La figura del padre en la vida de un niño es tan importante como la de la madre,
es real que un matrimonio con graves dificultades no es el mejor espacio para crecer y educar a un hijo, pero también es verdad que si el divorcio será una mejor opción; es así como debe vivirse, no es aconsejable, pasar de un mal matrimonio, a un trágico divorcio, que como en la mayoría de los casos sucede, se vuelve tormentoso y con seguridad sumamente prolongado, dejando heridas que serán muy difíciles de cicatrizar.

Los niños sufren y en su interior guardan sentimientos y pensamientos que muchas veces no dirán a sus padres, por que están seguros que no serán escuchados, entendidos o aconsejados. Se dan cuenta que los adultos difícilmente pueden resolver sus propios conflictos y frustraciones y sienten que si no pueden con sus problemas difícilmente podrán ayudarlos con los de ellos. Pedir ayuda es una excelente opción en estos casos, la psicoterapia se convierte para los niños en un espacio para expresarse y se sentirán más seguros al ver a sus padres en un intento para ofrecerles en realidad una vida mejor.

El peor error es creer que los niños están al margen de todo, que no escuchan, que no entienden, y que no tienen por que verse afectados. Ser padre es una tarea sumamente difícil, pero también es hermosa y satisfactoria. Tener en tus manos la responsabilidad de educar y crecer a otro ser, no termina con el divorcio, el vinculo matrimonial se extingue, pero la paternidad permanece para siempre.

Desgraciadamente la infancia desaparece por cuestión de evolución, pero no debe ser arrebatada antes de tiempo, eliminando la etapa en que la vida se admira y la inocencia nos rescata.

Hago un llamado a todos aquellos padres que por cuestión de un divorcio o separación ya no están con sus hijos para que fomenten el vinculo mas grande que pueden tener con un ser que les ama incondicionalmente, que los admira y que confía plenamente en ustedes; pero sobre todo que aprende lo que es la vida a través de nuestras vidas.

Tengamos siempre presente que todas nuestras actitudes tienen consecuencias, y que los efectos mas grande de nuestras acciones estarán implícitos en la vida de nuestros hijos; y lo mas importante, no olvidemos que es desde la infancia que aprendemos a ser padres.

UN BESO A TODOS.

Amigos aquí les dejo un video que encontré y que me ha parecido realmente genial, bellísimo y muy acertado...es desde la infancia que se forja nuestro sentido mas importante de la vida y todas sus circunstancias... quiero dedicar este hermosisimo homenaje en imágenes a todos esos papás que luchan día a dia por darle lo mejor a sus hijos, a todas esas madres que están solas y que se preocupan incondicionalmente por la salud emocional de sus hijos, pero sobre todo a esos pequeños que valientemente llevan un proceso de terapia para superar sus dificultades, que han platicado conmigo, que me han confiado sus mas grandes temores y deseos, que poseen una sensibilidad incomparable, y un corazón de oro que me conmueve... y de los que estoy segura que serán en el futuro LOS MEJORES PADRES DEL MUNDO.




3 comentarios:

SAFIRO dijo...

Tremendo tema el que traes hoy. Ciertamente hay padres que deciden separarse también de sus hijos, sin importar las consecuencias futuras del niño.
Obviamente el abandono es un castigo, algo que no lo entenderán ni siendo niños, ni tampoco de adultos. Es una herida abierta.

Te dejo un abrazo grande y te pido disculpas por mi involuntario alejamiento, pero la tecnología se me ha vuelto en contra.

Besos!

CRISTINA dijo...

Qué razón tienes MªLuz. Qué acertado este post, qué necesario para tantos y tantos padres y para tantas parejas que hacen de sus hijos una moneda de cambio.
Ojalá les hiciera reflexionar.
Ojalá comprendieran que un hijo debe ser lo más importante y que su cuidado debe estar por encima de toda discusión y diferencia.

Y qué bonito y qué triste el vídeo. Precioso y durísimo.

Besos MªLuz. Un placer leerte, como siempre.

Jessica dijo...

Muy cierto todo lo que has escrito y muy importante la psicoterapia para ayudar en este proceso!!!

Saludos desde Chile!!